viernes, enero 26, 2007

No me peguen, soy Nelsito

Bueno, ante la cantidad de comentarios agraviantes que he recibido en este post: Desáhagase de su gato he decidido aclarar la situación:

Odios a los gatos.

Nah, menti menti. En realidad, mi gata linda, no fue victima de ningun mal, queridos lectores. Ella solita se metió en la bolsa, y me dio mucha gracia, entonces tome la 2ª foto.
La 3ª que ustedes ven, es una mentirita, la gata no está dentro de la bolsa. Lo aparenta, porque la bolsa está llena de aire, pero no de gatos.

Tengo la necesidad de aclararlo, porque me parece que me van a cortar el cuello alguna tarde al salir de casa. Espero que haya quedado clara la situación. Los quiero mucho y a los gatos también.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo tengo un perro, y aunque a veces me desquicia, lo adoro y jamás se me ocurriría hacer una broma del estilo que tú has hecho. Como bien dices, cualquier día te meten a tí en una bolsa y te dan de ostias, que es lo que mereces por hacer bromas de ese estilo. Capullo!

Queco dijo...

Joer, la gente, cómo se pasa.

Gabyta dijo...

Tanto lio por una gata gorda y vaga, jajaja.La gente definitivamente no tiene sentido del humor fino...
otra cosa te diste cuenta q la gorda vaga esa es como garfield???

Anónimo dijo...

Tira esa gata a la mierda, quedate con Lupe que es divina, eso si deja de darle de comer chavon porque cuando llegamos a casa me dijeron que Maite esta muy flaca y ahora le tengo que cocinar la noche.
Gracias pedazo de re #$%$#@