martes, octubre 24, 2006

Retiro Espiritual.

No, no hablo de mi retiro del mundillo blogueril. Hablo de la reunión que tuve el sábado en la iglesia. Claro, cuando uno se casa por iglesia, un mes antes de la fecha, tiene una reunión para hablar sobre el sacramento del matrimonio.

La verdad es que estuvo más llevadera de lo que pensaba. Inluso se pronunció la palabra s-e-x-o frente a los n-i-ñ-o-s.

Lo único que me quedó fuertemente grabado, es que cuando hagamos el amor, Dios va a estar entre nosotros dos en ese momento. PUAJ! No sé como voy a hacer para no imaginarme haciendo sanguchito con un viejito canoso y barbudo. Bah, admito que me haría sonar más macho todavía decir: "Yo me culié a Dios, gil."

Gracias padre por arruinar mi vida matrimonial. Le sacó todo lo lindo que podía tener estar casado.

Ahora bien, ya me sorprendía el vouyerismo de Dios, al queres ver todos los momentos sexuales de la gente, pero esto es demasiado. ¡¡Le cabe el Menaya Trua!! Siempre se habló de la posición de Dios, tanto como un Dios observador, o un Dios juez. Pero nunca de un Dios fiestero.

Creo que voy a ir a misa más seguido.