jueves, julio 14, 2005

Maldito Truquini

Todo comenzó una tarde de invierno, en que viajaba en el 160, sentadito y feliz leyendo mi Péndulo de Foucault de Umberto Eco, cuando de pronto, suena un dispositivo de telefonía celular, también llamado célu. Pero no lo hizo como todos imaginan. Al sonar un teléfono, uno espera el clásico y estruendoso riiiiiiiing, que hacía el teléfono de doña Marta, la única que tenía cuado era niño.
No. Este instrumento infernal que pareciera existir sólo para alienar a las masas e influenciarlas tácitamente, para que abrumados por el consumismo, se llamen unos a otros con el fin de cominicarse, pero sólo con los que están fuera del campo visual. Ya no es interesante hablar con las personas a viva voz, mirándolos a los ojos, y acariciandoles las manos, dando un efusivo abrazo, etc, etc...
Pero no desvirtuemos, no es costumbre en este blog hacer política, sino reclamar lo que por derecho corresponde. El ringtone que sonó en ese celular, tenía la melodía el inmerecidamente famoso inspector Gadget.
¿Acaso nadie se dio cuenta que el tipo ese es un garca? ¿Un ladrón? ¡¿UN ASESINO?! El inspector Gadget es un careta. Está siempre vestido con la misma gabardina, de la cual saca extravagantes accesorios, en ocasiones convenientes, para resolver sus asuntos.
Mis especulaciones me llevaron a una terrible conclusión. Por favor, no continúes con la lectura si no estás seguro de querer saber la verdad.

Acá vemos al muy farsante queriendo embaucarnos con su carita de inocentón, pero yo no caigo en esos trucos. ¡Ja!


El inspector Gadget, asesinó al inspector Ardilla y después le robó el sobretodo.
Si, se que es triste, pero es cierto. ¿Por qué creen que en Boomerang siguen pasando al pulpo Manotas, a la hormiga atómica, pero no al inspector Ardilla?
Exijo que alguien se encuentre al/los responsables. Esto es indignante y no puede quedar así.

El amo del disfrazArmado hasta los dientes


Pero... ¿Cómo fue esto posible? Años de entrenamiento, miles de dólares invertidos en una súper ardilla, para que venga un tipo (o robot, no me queda claro que mierda es este coso) y le robe toda la gloria.

Esta fotografía tomada por uno de mis agentes encubiertos muestra a un posible chantajista que podría conocer el secreto del inspector Gadget.


¿Y qué fue de la vida de su fiel ayudante Moroco Topo? ¿Habrá sido parte de la conspiración? Tal vez Gadget lo corrompió, regalándole un fez nuevo.



Amigos, les pido... les suplico que ahora mismo todos, sí, TODOS cambien su nick de MSN por este: "Inspector Ardilla, yo te banco", y tal vez, la verdad salga a la luz.

Este fue otro descubrimiento del blog de nelsito. Recuérdenlon.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »