viernes, mayo 27, 2005

Ladrón de medias

A mi me sucede que cuando duermo soy de moverme demasiado. Tal vez porque tengo pesadillas, o tal vez porque algo me induce cosas extrañas a mi cerebro, provocando movimientos malévolos, que traen como resultado que se me salgan las medias.

Hasta acá, todo bien. El problema es que esas medias desaparecen para siempre. No fueron pocas las veces que por la mañana, tras buscar exhaustivamente las medias con los pies, sin éxito, termino levantando sábanas, frazadas y colchas, para descubirir, no sin cierto desagrado, la desaparición de mis abrigos pedestres.

Siempre sospeché la existencia de alguna especie de gnomo infernal que por las noches, se pasea por la habitación buscando alguna prenda con que alimentarse y que mejor que una media apestada de olor. Pobre. Ahora empiezo a sentir lástima por él. Ojalá nunca vaya a la casa de Arielfa, por su bien.